Sirsasana.

Desde luego mi humor no es el mismo cuando ejercito mi cuerpo que cuando no.
.
.
¡Madre mía! ¡Que gozada!
.
.
Algunos de los beneficios que lanza el servidor al poner la palabra Sirsasana son:

* Ayuda a disminuir la retención de líquidos en piernas estimulando el sistema linfático.
* Desarrolla fuerza abdominal.
* Fortalece pulmones y brazos.
* Tonifica la zona cervical y espalda.
* Alivia dolores en la zona lumbar.
* Regula el sistema endocrino.
.
.
@nataliavercelli ¿Cuándo volvemos?

LINK y los magos.

Un cuento escrito  por UGO CARRERAS e ilustrado por SÁBADO DIBUJO: Aina Mir, Daniela Montalto, Débora Tenenbaum, Irupé Belloti, José Morales, Luis María Lamarque, Montse Rodriguez, Pablo Alles Romero, Patricia Herrera, Susana Bruno, Ugo Carreras.

Maquetado por Débora Tenenbaum

Inspirada en una idea de Rosa Jiro.

Ugo nació en Rosario, Argentina, en diciembre de 2010.

Escribió este cuento durante el confinamiento del Covid19, en mayo 2020.

Viéndose obligado a no asistir a la escuela, continuó su educación en casa con su familia paterna de forma presencial y con su madre de forma online, quien había quedado varada al otro lado del océano por el cierre de las fronteras argentinas.

..

Hemos participado desde

ARGENTINA
Lucio V López
Luis Palacios
Rosario

ESPAÑA
Almería
Dos Hermanas
Ronda
Rubí
Sevilla

INGLATERRA
Londres

Para leerlo haz click AQUÍ

Hay gente que es de un lugar.

Estoy aquí de paso, yo soy un pasajero
No quiero llevarme nada
Ni usar el mundo de cenicero

Estoy aquí sin nombre
Y sin saber mi paradero
Me han dado alojamiento
El mas antiguo de los viveros

Si quisiera regresar
Ya no sabría hacia donde
Pregunto al jardinero
Y el jardinero no me responde

Hay gente que es de un lugar
No es mi caso yo estoy aquí de paso

El mar moverá la luna o la luna a las mareas
Se nace lo que se es
O se sera aquello lo que se crea
Yo estoy aquí perplejo
No soy mas que todo oídos
Me quedo con mucha suerte
Tres mil millones de mis latidos

Si quisiera regresar
Ya no sabría hacia cuando
El mismo jardinero
Debe estárselo preguntando

Hay gente que es de un lugar
No es mi caso yo estoy, aquí de paso

JORGE DREXLER

El camino de los vivos.

Cuando se sigue el camino de la individuación, cuando se vive la vida, hay que aceptar también el error. De lo contrario, la vida no sería completa. No existe garantía alguna -en ningún instante- de que no incurramos en el error o en un peligro mortal. Se cree quizás que existe un camino seguro. Pero éste sería el camino de los muertos.

Recuerdos, sueños, pensamientos. Carl Gustav Jung.

Con tu permiso, Beatriz.

dejar de ser Devora, convertirte en Debora, mañana, quizás un nuevo nombre, quizás

corte

re-engendradora

embarazo

erespartoenmovimiento

el latir de tu tambor resuena en mis entrañas

gracias, porque en tu mudanza nos mudamos todas, se muda el mundo

cacharros interiores enterrados en cataluña

se dormirán en la tierra

luego

volverán a ti, como un manto de luciérnagas

Todo mi cariño y bendiciones: Beatriz.

www.elcirculodemujeres.blogspot.com

www.espiritualidadmenstrual.blogspot.com

Autoficción. Cuando uno es sujeto y objeto de su narración.

Escribo sobre mí. El Yo asalta la literatura.

Artículo publicado en el suplemento Babelia de El País de este sábado soleado: elpais.com/suple/babelia

‘En un verso termina la lluvia y empieza el verano, pero no existe otra cosa que el sujeto que delimita dichas fronteras. Nada se puede cruzar sin ser cruzado. Las estrellas no están lejos, están donde están, toda escritura es un sencillo y suicida punto de vista. A veces se escoge una tribu para acorralar a un hombre y a veces se escoge a un hombre para acorralar a una tribu y a veces se elige a un monstruo muy parecido a uno mismo para tratar de entender el uno y el dos y el tres y el resto de los números imposibles.’ Ray Loriga.

Emoción.

Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática. Así la define la Real Academia Española.

Eso sintió la señora Carmen. Eso sentí yo, también.

La señora Carmen trabaja limpiando la Nau Ivanow, desde muy temprano, dos o tres veces a la semana. Una mañana cualquiera, antes que viniera el señor Martínez (que en paz descanse) a buscar a Maneki, vió la cometa arriba de la mesa. Se acercó a mí y con los ojos llorosos, me dijo: ‘¿Esto lo has hecho tú? Yo no sé qué es lo que pone aquí porque no sé leer. Soy analfabeta, como quien dice. Pero mira como se me ha puesto la piel’. Y me mostró los brazos. Tenía los pelos de punta. Imagínate los míos. Me quedé muda. No me atreví a leérselo. Hoy sí que lo haría. Lo haré.