El ioga y yo.

Un día me encontró el yoga.
Practiqué Kundalini en Barcelona, de modo intenso.
Me ofrecieron formarme como profe y no quise.

Otro día, luego de mi primera experiencia de retiro de meditación y quietud Vipassana, en una clase de Kunda, sentí que eso ya no era para mí.

Intenté con varios tipos de yogas y profes desde entonces.
Duraba poco. Seguía sintiendo que no era para mí.
En algunos casos salía hasta con náuseas y vómitos.

La energía de la clase ME EXPULSABA en sentido simbólico y literal.

Qué extrañooooo!!!

No dándome por vencida el año pasado lo volví a intentar y encontré lo que SÍ ES PARA MÍ.

Logré sostener la disciplina de una vez a la semana durante un año.
Ahora amplié a más veces y además la clase se me hace cortaaa.
Cuando llegamos a la relajación digo ¿¿ya!!?? Se me pasa volando.

El método es alucinante y la profe un espectáculo.

Persevera y triunfarás.

Bravo!

Débora Tenenbaum
HE DICHO

facebook instagram

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s