Técnica de auto-observación.

Como en una moneda, en una cara están los pensamientos y las emociones que surgen en la mente y en la otra la respiración y las sensaciones del cuerpo.

Es muy difícil observar una negatividad abstracta, una emoción abstracta divorciada del objeto exterior que la originó.

Normalmente, buscamos en el exterior la causa de nuestra desgracia culpando siempre a algo o a alguien e intentamos cambiar la realidad externa. Al ignorar la realidad interna, no comprendemos que la causa del sufrimiento se encuentra en nuestro interior.

La técnica de la auto-observación nos muestra los dos aspectos de la realidad: el interno y el externo. En vez de huir del problema nos enfrentamos a la realidad tal y como es. Al aprender a mantenernos equilibrados haciendo frente a lo que experimentamos en nuestro interior, desarrollamos también el desapego hacia todo lo que nos deparen las situaciones externas.

Una mente equilibrada esta llena de paz. Impregna el ambiente que la rodea de paz y armonía ayudando a los demás.

Meditación Vipassana.