Regalo de mi padre.

La última vez que ví a mi padre fuimos, a su ritmo cansino, a una tienda de regalos ubicada en calle Paraguay esquina Tucumán. O cerca. Esas que venden una sorprendente cantidad inagotable de objetos sin utilidad. Algunos lindos, si. No digo que no.

Se detuvo frente al escaparate, señaló hacia adentro y sin mirarme a los ojos dijo: ‘Débora, quiero regalarte uno de estos dos objetos. Ahora no tengo dinero. Escoje uno y comprátelo que yo luego te devuelvo la plata’.

El otro objeto era una máquina de fotos y pese a que en aquel año yo todavía me etiquetaba como ‘Fotógrafa’, sin saber por qué, elegí este.

P1000648

Objeto sobreviviente de una serie incalculable de mudanzas radicales.

Post dedicado al abuelo materno de Carmen Guerrero, segundo de dos hermanos y mecanógrafo de profesión de principios del siglo pasado.

A mi padre, por supuesto.

Quien sabe si no están estos dos, tu abuelo y mi padre, junto a todos esos agricultores, ahora, pelando mandarinas y hablando de nosotras. Quien sabe. Los planos creativos se mezclan. En tiempos y espacios. Sin fin.

El tiempo. Quiero vivir este instante intensamente.

– ¿Maestro, cómo hace usted para gestionar el tiempo?

– Miiiiira, yo hasta los 32/33 años perdí mucho tiempo. Con probleeemas, amistaaades… ves tu. Y desde entonces solo me dediqué a una cosa sola. Me dediqué a: CREAR. ¿A eso te refieres?

– Bueno. Si. No sé. Pero. Por ejemplo. Concretamente: ¿cuántas horas duermes?

– Duermo de 2 a 10 de la mañana, más o menos. Veo una película al día, estoy preparando diez libros de comics, un manual de Psicogenealogía y dirigiendo este documental, entre otras cosas.

IMGP0365 3

© Paloma Cordon.

No sentí vergüenza por la evidencia del amor y sí por la suciedad en mis pies!

Pensé ‘Esta Paloooooma, podría haberme reencuandraaaaado, cheeeee!’. Ahora digo: ‘Gracias Paloma por aterrizar de vez en cuando y colaborar en que mire mi mugre, también!’.

El último anarquista vivo de Barcelona. Ha muerto.

Dicen que él decía: si das un paso, la utopía se aleja un paso. Si das dos pasos, la utopía se aleja dos pasos. Y así suscesivamente. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Pues sirve para caminar.
Con ustedes el Señor Diego Camacho / Abel Paz.
12 agosto 1921, Almería / 13 abril 2009, Barcelona.

diego

El último anarquista vivo de Barcelona, así me lo presentaron. Tuve el placer de fotografiarle en lo que fue, quizá, su última curda. Barrio de Gràcia, Barcelona, 13 marzo 2009.

Nunca había oído la palabra Libertad tantas veces seguidas como en su funeral. Ahí vamos!

Maneki Neko. A todos mis muertos.

 

El Club d’Amics dels Estels de Badalona me invitó a participar en la exposición ‘Arte en el cielo’, pintando a mano un barrilete, una cometa, que itineraría por distintos países.

Alguien me sugirió que le hiciera un homenaje a mi padre, quién había fallecido recientemente. Yo pensé que sí, que así lo haría, pero que además lo haría extensivo a todos mis familiares cercanos muertos.

Maneki Neko es un gato japonés que llama a la fortuna y la buena suerte, del que me enamoré perdidamente en el barrio chino de Buenos Aires, en diciembre de 2006.

Con amor,

a mis abuelos que no conocí: Jacobo y José
a mi abuela Yiya
a mi tía Alicia y mi primo Marcelo
y, por supuesto,
a mi papá, Daniel.

Barcelona, 10 de mayo de 2007.

Fotografía Xavier Basiana.

 

Sorpresa.

Salimos con la chicas atentas a la receptividad masculina y nos encontramos a tope con la actividad femenina! Or something like that.

Tallas. Ana Alvarez-Errecalde.

Del 17 al 23 de diciembre de 2008. Cripta del FAD. Plaça del Angels 6. Barcelona.

fad-ana-alvarez1

– ‘Ese es tu cuerpo?’.

– ‘No. Este es el de una chica de París. Mi cuerpo lo tiene Sonia, allá arriba.’

(Oído).

fad-ana-alvarez-2

Fofografía gentileza de la artista.

Marina Gayoso.

cric2

Con Marina escribíamos guiones por las mañanas, estudiábamos periodismo por las tardes y practicábamos capoerira por las noches de Rosario. Nos graduamos de lo segundo y nos perdimos el rastro.

Años después coincidimos en Barcelona. Ella se ‘ganaba la vida’ colgada en las tiendas del casco antiguo de la ciudad mientras que yo la fotografiaba.

marina-679000142

Hoy es trapecista en el Circ Cric y está actuando en Sant Esteve de Palautordera y yo…

Me enamoré del malabarista de sombreros, para no variar!

Confluencia. Lugar donde se juntan personas, caminos o ríos.

Esperaba, sin apuro, que pasara la hora crítica de calor. Mientras tanto, buscaba frescura acostada en el suelo del comedor, oscurecido adrede. Mi mirada se posó, meditativa y alternativamente, en tres fotografías colgadas en la pared de enfrente. Entre silencio y silencio le pregunté al ocupa de la casa de quién eran. ‘De un tipo de Mar del Plata re-grosso’, dijo. ‘¿Y dónde vive?’, curioseé. ‘Allá’, respondió. ‘Y qué hace un tipo re-grosso viviendo en Mar del Plata. Si ahí solo hay lugar para estafadores de turistas’ pensé, con el ramalazo de prejuicios e ignorancia que aún me queda.

Impulsivamente, cogí mi Pentax analógica, enfoqué una de las imagen e introduje en el cuadro un trozo de mi cuerpo. No era conciente entonces que, al ejecutar esa acción, estaba entrando en su mundo. Y viceversa.

Autorretrato con fotografía de Mario Gemin, de su serie casi inédita.


El sol. Arcano XVIIII.

En la última lectura de cartas que me hizo el maestro VdP me dijo que, en este fin de ciclo, era mi propio sol interior el que me guiaría el camino para la realización. X-XVIIII-XXI. Mientras lloraba sin parar, más por dentro que por fuera, pensaba ‘pero de qué sol me habla’.

Buscando la postal de Marlon Brando, encontré esto.

Texto foto 1. Titi mostrando ante el público su obra. Texto foto 2. Titi en la entrada del edificio.

Julio Medem.

Hoy has dirigido una escena de mi vida.

Estaba yo desnuda nadando en el mar mi estilo libre. Libre. Que no es solo croll sino que también combina algo de pecho, un poco de espalda y una inmersión profunda hasta que una ligera presión a la altura de los oídos me indica que tengo que subir a tomar aire.

En uno de esos descensos grité. Grité fuerte. Grité abajo del agua. Grité. Grité. Grité. Y me sentí feliz. Subí. Respiré. Me reí. Seguí.

Recordé que yo no quiero ser una chica almodovar. Quiero ser yo misma. Pero, en todo caso, me siento mucho más dentro de tu película.

Foto Ferran Grau. Mallorca 2005.

He visto todos tus films varias veces. Hay minutos que me parecen reiterativos. Pero desde que amo lo que hago sé lo difícil que es encontrar la medida justa de las cosas cuando uno lo que quiere, en definitiva, es compartir. Los muchos minutos que sí me gustan, me gustan con desmedida intensidad. D.

Es bueno que las vidas tengan varios círculos. La mía, mi vida, solo ha dado la vuelta una vez y no del todo. Falta lo más importante. Otto el piloto.