El Topo. Tercer Maestro.

Lo hice yo mismo. Puedo disparar un tiro. Es todo lo que necesito. Una bala siempre mortal. Dispára! ¿Podrías decir cuál mataste tu y cuál yo? Este es el tuyo: tiene un tiro en la cabeza. Este es el mío: tiene un tiro en el corazón. El corazón. La cabeza. Cámbialos de sitio. Ya esSigue leyendo «El Topo. Tercer Maestro.»