Experiencia individual y colectiva.

Esta semana me tocó salir a la calle más de lo habitual y… ¡Madre mía de mi corazón hermoso! ¡Cómo está el MUNDO ehh!! ¡Qué dolor!

Te confieso que siempre me ha dolido mucho este mundo del que soy parte, lleno de injusticia, desequilibrio, pobreza, hambre, enfermedades, delitos, daños, malevolencia…

Por muchísimos años ese DOLOR me PARALIZÓ hasta que Asumí que MI APORTACIÓN ES, cómo dijo Gandhi, SER ESE CAMBIO que Quiero Ver en el Mundo.

¿Tú, cómo Experimentas el Mundo?