Regalo de mi padre.

La última vez que ví a mi padre fuimos, a su ritmo cansino, a una tienda de regalos ubicada en calle Paraguay esquina Tucumán. O cerca. Esas que venden una sorprendente cantidad inagotable de objetos sin utilidad. Algunos lindos, si. No digo que no.

Se detuvo frente al escaparate, señaló hacia adentro y sin mirarme a los ojos dijo: ‘Débora, quiero regalarte uno de estos dos objetos. Ahora no tengo dinero. Escoje uno y comprátelo que yo luego te devuelvo la plata’.

El otro objeto era una máquina de fotos y pese a que en aquel año yo todavía me etiquetaba como ‘Fotógrafa’, sin saber por qué, elegí este.

P1000648

Objeto sobreviviente de una serie incalculable de mudanzas radicales.

Post dedicado al abuelo materno de Carmen Guerrero, segundo de dos hermanos y mecanógrafo de profesión de principios del siglo pasado.

A mi padre, por supuesto.

Quien sabe si no están estos dos, tu abuelo y mi padre, junto a todos esos agricultores, ahora, pelando mandarinas y hablando de nosotras. Quien sabe. Los planos creativos se mezclan. En tiempos y espacios. Sin fin.

Una respuesta

  1. Gracias, Débora y gracias a estas raíces que nos han permitido gozar hoy de un encuentro en otro plano.
    Felicidades… sí, tú eres el regalo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: