La tía Julia y el escribidor.

Le dije que el amor no existía. Que eso que las gentes creían un cristalino manar de la emoción, una pura efusión del sentimiento, no era más que el deseo instintivo de los gatos en celo discimulado detrás de las palabras bellas y los mitos de la literatura. Yo no creía en nada de eso, pero quería hacerme el interesante. Mario Vargas Llosa.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: