Cualquier bondi no nos deja bien.

Cuando estás incompleta-incompleto es más fácil encontrar ‘pareja’. Siempre hay un roto para un descocido. Pero a medida que te vas equilibrando y te sientes plena-pleno se pone más dificil, el asunto.

Ya no es la media naranja. Ni la naranja entera. Es el árbol completo. Con todos los frutos. A punto. Umm.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s