Muerte, viaje y vida.

En mi adolescencia estaba obsesionada con dos pensamientos:
1. morirme
2. viajar

Muchos años después acepté la vida con alegría y el viaje se tornó familiar y continuo, aún sin salir de casa: un día a día en blanco, preparado para dibujar un mapa efímero con el descubrimiento de lo cotidiano.

Feliz Día de Hoy! Familia!

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: