II La Papesse, pareja de El Papa.

Puesto que mental, emocional y espiritualmente ya ‘tengo’ pareja, no me permito tener, en el plano material, otra. Es decir, un hombre de carne hueso. Me limito y me encierro en el fondo de mí misma. Me enclaustro.

Pero hoy me miré al espejo y percibí cierto brillo en mis ojos. Sentí que este amor eterno por el que trabajo cada día estaba dando sus frutos y que podía olerlos en cada poro de mi piel. Decidí levantarme de esta silla y abrir la ventana. Luego la puerta.

Revisé las páginas de mi libro y escuché al ángel, otra vez: ‘no tengas miedo’. Observé que mi mirada estaba puesta en mi experiencia y por fin reconocí que es mi propia y auténtica maestra. Entendí que fuera de mí me espera un fin de ciclo, una muerte más. Bendije el huevo donde incubo mi nueva y profunda transformación.

Una respuesta

  1. dear…planos , planicies… carreteras del olvido, ya soy una mujer,
    mujer por encargo de mi misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: