La mar no estaba serena.

La mar no estaba serena, serena no estaba la mar, la mar no estaba serena, serena no estaba la mar.

Lo primero que hice this morning fue ir a revolcarme en un chapuzón de olas saladas.

Después de tragar agua y esas cosas que a veces suceden me dije: ‘Conociéndome, antes de terminar estampada, no contra una piedra sino contra un muchachito (aunque a veces implique lo mismo), mejor me voy pal Sitio a preparar guacamole y enfriar birras, que están ya están llegando’.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: