Soltando amarras.

– Faca, se me fue la olla, le dije.

– Hace rato, Debi, que se te fue la olla, respondió.

Y si… me acabo de dar cuenta! Lo primero que solté fue la cordura.

NO! Miento! Lo primero que solté fue la vergüenza! Ajá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s