Soltando amarras.

– Faca, se me fue la olla, le dije.

– Hace rato, Debi, que se te fue la olla, respondió.

Y si… me acabo de dar cuenta! Lo primero que solté fue la cordura.

NO! Miento! Lo primero que solté fue la vergüenza! Ajá.

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: