Cosas que pasan.

Hay gente a la que no le pasa nunca nada. Cuando sucede algo inesperado, no lo perciben. Hay gente que busca constantemente que le pasen cosas, pero viven tan fuera de sí mismos, que tampoco encuentran.

Yo cambio frecuentemente de todo. O me cambian a mí. Esto genera una serie de novedades constantes en mi vida. Lo sorprendente lo experimento a diario. Y el sentido que le he encontrado a todo esto, es la expresión. ‘Esto solo me puede pasar para que lo cuente’.

Le escribí una vez ‘ojalá pueda hacer todo con la misma profunda intensidad con la que te amo’. Y era cierto el deseo. Pero ya lo estaba haciendo. Lo he hecho siempre así. Ese es mi karma. El limpio. Y en ello, he encontrado mi autenticidad. Solo que lo había olvidado. Dicen que meditar es el arte de recordar quién eres, eso dicen.

Ahora bien, hay muchas historias repetidas. Hace un par de meses leí Cabaret místico, de Alejandro Jodorowsky. Justo en el preciso momento. Me sentí tan identificada con lo que describe ahí que reflexioné: ‘Si siento que mi situación actual se refleja en este libro, que le está hablando a muchísima gente, tiene que ser muy común lo que me pasa! Nada excepcional como creía! Hasta vulgar, diría!’ Se me vino el mundo abajo! Lo comenté con un querido amigo, y nos reímos.

Los mundos que se caen son los de los estereotipos. Cuando una es curiosa, estos no se aguantan mucho tiempo. Están hechos de fachadas, sin cimientos firmes. Falsos. Pero, casi paralelamente, crecen otros. Aquí hasta el tiempo es distinto. Ni más rápido ni más lento. Distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s